jueves, 18 de julio de 2013

Mermelada de ciruelas, nectarinas y melocotones. Envasado al vacío



     Esta vez he hecho esta mermelada de varias frutas que me han traído mis amigos, que son unos soletes. Y los botes también me los han dado... bueno... casi he "obligado" a que me los den... jijijiji...
     La receta del pan os la pondré en otra entrada, que hice esta masa para una pizza un poco peculiar... ya la veréis dentro de muy poquito, porque aproveché una cosita que tenía por ahí y no quería que se pusiera mala.

     Bueno, a ver si os gusta esta mezcla, para mí conjuntan muy bien...

INGREDIENTES:
Tal y como yo la hice:

- 4 ciruelas y  varias nectarinas, peso troceado sin hueso y piel,770gr.
- Melocotones (440gr, ya pelados y troceados)
- 2 limones
- 1210 gr de azúcar blanca normal

-NOTA: Misma cantidad de azúcar que de fruta.
               He separado los melocotones del resto de la fruta, porque necesitan un poquito más de cocción, ya que su carne es más dura que la de las ciruelas o las nectarinas. No debemos hacer la mermelada con la fruta demasiado madura.

ELABORACIÓN:

     Lavamos la fruta y la secamos.
    
     Pelamos los melocotones, les quitamos los huesos y troceamos como nos guste, a mí me gusta encontrarme la fruta en la mermelada, si no os gusta, hay picarlos finamente.
    
     Cortamos también en trocitos las nectarinas y las ciruelas, no las he pelado porque me gustan con la piel y sus propiedades. Reservamos.
    
     En una cazuela, a fuego fuerte, ponemos los melocotones con el mismo peso de azúcar, en mi caso 440gr, y el zumo de un limón.

     Vamos removiendo para que no se pegue el azúcar con una cuchara de palo. Veremos cómo a los pocos minutos el azúcar ya se ha hecho líquido. Tened mucho cuidado, que salta cuando hierve y os podéis quemar y el azúcar hirviendo coge unas temperaturas muy altas.
    
     A los 15 minutos más o menos, añadimos las ciruelas con las nectarinas y el resto de azúcar con el otro limón, exprimido.


    
     Continuamos removiendo a fuego fuerte.
    
     Cuando ha vuelto a hervir, he bajado a fuego medio. Que no se nos olvide ir removiendo de cuando en cuando, ya que la fruta estará flotando en el líquido del azúcar.


    
     Aquí es cuando rompe a hervir nuestra futura mermelada.


     Vemos cómo va oscureciendo la fruta y las burbujas se van haciendo más densas.


    
     A la media hora (en total unos 45 minutos desde que hemos puesto los melocotones en la olla), vamos a notar que las burbujas que produce la mermelada que está hirviendo son más pequeñas y les cuesta romper, entonces apartamos del fuego.

     No os preocupéis si veis que está muy líquida, pues al enfriar, solidificará un poco. Tendrá un aspecto parecido a este:




     Y aquí está mi mermeladita, fue el desayuno del día siguiente... mmmmm....






 ENVASADO AL VACÍO:

     Ahora el envasado al vacío que os prometí en la entrada de la mermelada de cerezas.

     Los botes (de cristal) que vamos a envasar al vacío tienen que estar limpios y sin olores, si son de otras comidas u otros preparados, pues cualquier bote de cristal sirve siempre y cuando la tapa esté bien.
     Lavamos los botes y los metemos con sus tapas (cada cosa por su lado, es decir, sin cerrar) dentro de una cacerola grande con agua y la llevamos a ebullición a fuego fuerte.



La tapamos.
     De esta manera si hay alguna suciedad, alguna bacteria... ¡acabamos con ellas!



     A los 15 minutos apartamos del fuego y dejamos todo en la olla y esperamos que se enfríe el agua.
     Cuando comprobemos que no nos vamos a quemar pescamos (como yo digo) los botes y las tapas sin tocar el interior y las ponemos boca abajo en un trapo extremadamente limpio.



     Echamos la mermelada hasta el borde del bote, que casi se salga, pero hasta el borde de verdad, ¿eh? Esperamos un poco, unos minutillos, por si hay alguna burbuja y por si hay que rellenar un poquito más. Entonces tapamos.
    
     Volvemos a poner la olla al fuego con todos los botes tapados y los dejamos hirviendo otros 15 minutos más.



Y con estas fotos tan feas no os voy a dejar!





Ahora sí... ¡Que aproveche!

3 comentarios:

  1. wowww Cristi, nunca he hecho mermelada porque nunca nadie me había explicado tan bien como tú lo del envasado al vacío y como que no me fiaba... pero ahora tú y tus fotos "feas" (de eso nada!) me habéis dado unas ganas de estrenarme que no veas.. me lo pongo en pendientes urgentes! un besazo, nieves igloo cooking

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nieves! muchas gracias por tu comentario. Yo veía a mi madre envasar al vacío, sin embargo nunca me había fijado, hasta que me entró el gusanillo de hacer mermelada... y ya ves, yo también me sorprendí de lo fácil que es cuando me lo explico mi madre. Pues manos a la obra! Me alegro que te haya servido.
      Besitos

      Eliminar
  2. Hay quienes aseguran, y así lo han publicado, que no es preciso realizar el vacío en los botes de mermelada volviéndolos a hervir en agua. Bastaría, una vez esterilizados y rellenos los botes, con cerrarlos, ponerlos boca abajo (sobre la tapa) y esperar hasta que se enfrían. De ese modo, aseguran, se hace el vacío y pueden conservarse las mermeladas durante varios meses.Y digo aseguran, porque yo en estas cuestiones no me fío del todo y prefiero volver a hervir la mermelada. Ahora bien, este proceso supone hervir nuevamente la mermelada y, en ocasiones, eso afecta al producto. Por ejemplo, puede modificarse el color (con las ciruelas y los plátanos suele ocurrir).

    A la hora de esterilizar los recipientes o realizar el vacío, puede recurrise a una olla exprés, alcanza mayor temperatura que una olla común y requiere menos tiempo al fuego.

    ResponderEliminar