martes, 16 de agosto de 2016

Merenguitos de arándanos

     Esta receta también era otra de mis "espinitas"que intenté preparar hace dos años y no volví a elaborar de nuevo, pero esta vez me salió. Tenía muchas ganas de hacer los merenguitos.
 Al final de la receta escribo unas notas con mis experiencias al hacerlos antes de publicar esta receta.
INGREDIENTES:
 -110 gr de claras de huevos (pueden ser pasteurizadas)
- Una pizca de sal
- 1 sobrecito de azúcar vainillado
- Unas gotitas de limón
- 70 gr. de azúcar glass
- 1/2 cucharadita de esencia de arándanos
- Colorante de Wilton en pasta, color vino tinto.   


ELABORACIÓN:
     Precalentar el horno a 120º.
     En un bol, echamos las claras junto con la pizca de sal y las gotitas de limón. Empezamos a batir con la amasadora a máxima potencia. Paramos y añadimos la mitad del azúcar glass y el sobre de azúcar vainillado. Seguimos batiendo a la misma velocidad y cuando se haya disuelto, echamos el resto del azúcar, añadimos también la esencia de arándanos  y un poquito de colorante (muy poco, pues colorea mucho).
Seguimos batiendo hasta que las claras estén bien montadas, muy consistentes.
    Escogemos la boquilla que más nos guste y la ponemos en la manga pastelera, la rellenamos con la ayuda de un vaso.



En una bandeja de horno, ponemos papel sulfurizado y echamos pequeñas porciones de los que serán nuestros mereguitos.


     Metemos la bandeja en el centro del horno, pero no llegamos a cerrar la puerta, nos ayudaremos con una pala de silicona para que quede una pequeña apertura (como hice aquí).
Dejamos en el horno durante una hora, tiempo suficiente, con esa temperatura, para que se sequen los merenguitos, ya que no tenemos que cocerlos, sino sólo secarlos.
Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla. Después de unos minutos, podemos retirar los merengues del papel, con cuidado de no apretarlos, pues son muy frágiles y se pueden romper.

NOTAS: 
   - Un día antes de hacer estos merenguitos, hice otros, de otra receta diferente, pero tenían mucha más azúcar, llevaban 100 gr de azúcar glass y 100 gr de azúcar blanquilla para 100 gr de claras, me pareció mucha cantidad de azúcar, pero los hice para ver cómo quedaban, para mi gusto, demasiado dulces.
A estos sólo les he puesto 70 gr de azúcar glass y tienen un sabor mucho más buenos que los primeros.
- Con los del día anterior, primero monte las claras y es entonces cuando añadí el azúcar glass y el colorante, como consecuencia de hacer el proceso en dos pasos, el merengue no estaba tan firme, por eso, con los merenguitos de arándanos eché todos los ingredientes a la vez que se montaban las claras
Aquí podéis ver unos ejemplos y comprobar la textura entre unos y otros. Mientras los primeros se bajaron un poco, los de arándanos quedaron firmes y de la forma en la que los eché sobre el papel sulfurizado con ayuda de la manga pastelera.  

 En estas fotos se puede ver que la textura no es del todo buena.


En estas otras fotografías se puede apreciar la diferencia de textura y la firmeza del merengue.
- Otra cosa que no me gustó de los anteriores merenguitos fue que al poner el horno a 80º, aún cerrando la puerta del horno, tardaron mucho en secarse (3 horas), y quedaron un poco más duros, pero más frágiles al mismo tiempo. 
     En cuanto al resultado de estos merenguitos de arándanos, es espectacular, su sabor suave y la textura crujiente por fuera, pero blanditos por dentro, son unas golosinas deliciosas.   

Espero que os guste. Hasta pronto.

lunes, 8 de agosto de 2016

Bizcochos mármol bañados de ganaché de chocolate con leche




     Esta receta tiene más de quince años, no sé de dónde salió, pero lo que sí sé es que todo lo que tiene de sencilla, lo tiene de rica.
He bañado los bizcochitos con una ganaché de chocolate con leche, que le da un toque diferente a un simple bizcocho. Recomendado para los más golosos como yo.
Vamos a prepararlos.

INGREDIENTES:
- 150 gr. de mantequilla
- 150 gr. de azúcar
- 3 huevos
- 200 gr. de harina
- Medio sobrecito de levadura
- 1 sobre de azúcar vainillado
- 2 cucharadas soperas de cacao puro en polvo (VALOR)
- Opcional: dos cucharadas de leche
- Un poquito más de mantequilla para el molde



PARA LA GANACHÉ:
- 200 ml. de nata para postres
- 300 gr. de chocolate con leche de cobertura

ELABORACIÓN:
     Antes de nada, vamos a preparar el molde. Lo untamos de mantequilla y forramos de papel para horno, quedándose pegado.


Volvemos a poner mantequilla encima del papel. Reservamos.
Precalentamos el horno, a 190 º, calor arriba y abajo, sin turbo.
     En un bol, echamos la mantequilla a temperatura ambiente y mezclamos con el azúcar hasta que la mezcla se blanquee, añadiremos los huevos uno a uno, hasta que la masa esté esponjosa.




     Tamizamos la harina junto con la levadura y agregamos a la mezcla en dos veces. Batimos, aunque no demasiado, lo suficiente para que se integren los ingredientes.



Separamos cantidad a nuestro gusto, por ejemplo 1/4 de la mezcla y le añadimos el cacao, que removeremos hasta obtener una masa homogénea. Reservamos.



- Nota: Si notamos que la masa ha quedado un poco seca al añadir el cacao, podemos agregar un par de cucharadas soperas de leche y conseguiremos que la masa vuelva a estar cremosa.
     Echamos el azúcar vainillado al resto de la masa en integramos también.
     Rellenamos el molde con la masa intercalando capas de masa de vainilla y de cacao hasta que se nos acabe.






     He horneado el bizcocho a 190º tapado con papel de aluminio. A los 35 minutos lo he quitado y he dejado el bizcocho 5 minutos más, para que se termine de hacer por la parte de arriba.




 - Para hacer la ganaché, añadimos la nata en un cacillo y lo ponemos a fuego medio. Removemos hasta que esté caliente y añadimos el chocolate con leche en trocitos. Empezamos a remover hasta que se derrita y la mezcla sea homogénea. Retiramos del fuego y dejamos templar.
     Pinchamos el bizcocho con un palillo, si sale limpio, sacamos del horno y ponemos sobre una rejilla. Pasados 5 min, desmoldamos con cuidado para no quemarnos y dejamos enfriar sobre la rejilla.
     Una vez el bizcocho esté a temperatura ambiente, cortamos del tamaño que queramos, echamos la ganaché por encima con la ayuda de una cuchara y decoramos con unas bolitas de azúcar. Dejamos reposar hasta que la ganaché se haya enfriado.








Si nos comemos el bizcocho al día siguiente estará mucho más rico, pero habrá que taparlo o meterlo en un envase hermético para que no se seque y esté aún más jugoso.










Espero que os guste.



lunes, 1 de agosto de 2016

Crema pastelera (en microondas)



Hola amigos,

La crema pastelera, junto con la pasta choux, era otro de mis "pendientes" que no salieron a la primera y a la que le tenía un poco de respeto.
Cuando no me sale algo a la primera, le cojo un cierto miedo, lo raro es que luego, cuando me sale, no veo dificultad por ningún sitio.
Sí que la primera vez que intenté hacer la crema pastelera fue en un cacillo y al fuego, pero no creo que ese fuera el problema, ya que ese día no estaría muy inspirada... jeje
Esta receta me la dio mi madre, que hizo la crema pastelera y estaba buenísima, así que meses después, como tenía profiteroles congelados la hice para rellenarlos, siempre con ese cierto temor, pero es facilísimo, ya que el microondas lo hace todo. Ya veréis, vamos a comprobarlo, más fácil imposible.


INGREDIENTES:

- 500 ml de leche
- 6 cucharadas de azúcar
- 40 gr de maicena
- 1 vaina de vainilla
- 2 huevos



Vaina de vainilla


ELABORACIÓN:

En un bol apto para microondas, echamos todos los ingredientes juntos y metemos en el microondas durante 3 minutos al 80% de potencia.
La vaina de vainilla la abrimos con un cuchillo por el centro y sacamos los granitos con ayuda de un cuchillo y añadimos al bol.
Pasados los 3 primeros minutos, sacamos y removemos bien hasta que quede una mezcla homogénea, despegando la parte que haya quedado adherida a los bordes, ya que en las paredes del bol estará más compacta la crema.
Metemos dos minutos más y removemos de nuevo.

NOTA: A mi madre le sale la crema con buena consistencia con estos tiempos, tres minutos, sacar, remover, dos minutos más y remover de nuevo.
En mi caso, después de estos tiempos, lo he vuelto a meter un minuto más, he removido y lo he puesto otro minuto. Me ha quedado muy rica de sabor y con una buena textura.





lunes, 25 de julio de 2016

Profiteroles rellenos de ganaché de chocolate blanco y vainilla




Hace dos años intenté hacer la pasta choux y no me salió, desde entonces tenía esa espinita. No veía el momento de hacerla, creo que no me atrevía, porque la primera vez se quedó la masa líquida y con aspecto horroroso, pero sí sabía que algún día la haría. Y sin pensarlo, un día cualquiera, cogí la receta y vi que tenía los ingredientes y me puse a hacerla sin darle más vueltas.
No sé porqué la primera vez no me salió, porque esta segunda vez me ha parecido bien fácil y sin ninguna complicación. Prueba superada, y miedo quitado. Encima están tan ricos, tanto los profiteroles horneados sólo con la masa, como montados con la ganaché y la cobertura de chocolate.  Lo malo es que están tan ricos que no se puede comer sólo uno... ¡Vamos a prepararlos!

INGREDIENTES:

PASTA CHOUX:

- 250 ml agua
- 5 gr de sal
- 5 gr de azúcar
- 100 gr de mantequilla
- 125 gr de harina de fuerza
- 4 huevos M


GANACHÉ:
- 1 tableta y media de chocolate blanco Nestlé cobertura
- 400 ml de nata para repostería
- 1 cucharadita de azúcar vainillada

COBERTURA

- Chocolate con leche Nestlé cobertura
- Chocolate blanco Nestlé cobertura


ELABORACIÓN:
Lo primero que hice es preparar todos los ingredientes y ponerlos cada uno en un recipiente, por separado. Saqué la mantequilla un rato antes de la nevera y la corté en trocitos para que estuviera a temperatura ambiente, tamicé dos veces la harina, preparé el agua... En fin, lo tenía todo listo para ir utilizándolo a medida que lo iba necesitando.
Hecho esto, puse a hervir el agua, con la mantequilla, el azúcar y la sal a fuego medio y removiendo de vez en cuando.




Cuando rompió a hervir, retiré del fuego y eché la harina de golpe. Mezclé enérgicamente con la cuchara de palo.






Y dejé templar unos 5 minutos.
Dejamos que temple un poco antes de agregar los huevos para que no se cuezan en la masa.
Entonces agregué los huevos uno a uno, removiendo cada vez hasta que la masa estuvo homogénea.
Cada vez que agreguemos un huevo, parecerá que la masa se ha estropeado, pero se arreglará rápidamente a medida que movamos con la cuchara.






Al ir añadiendo los huevos, veremos la humedad que va adquiriendo la masa, si notamos que está muy seca, dejaremos de agregar huevos. Con estas medidas no he tenido problemas y he añadido los cuatro.


Verter el contenido de la masa choux en una manga pastelera con una boquilla con abertura redonda. Para ello me ayudé de un taper para que me fuera más fácil echar la mezcla, como se ve en las imágenes.














Una vez rellena, la cerré para que me fuera más sencillo trabajar con ella.













Entonces, al ser la primera vez que elaboraba esta preparación, horneé un profierol de prueba, para comprobar la temperatura del horno y ver cómo se comportaba.





 
Faltó un poco más de secado de la masa, pues en el centro le quedó un poquito de humedad aún.

HORNO, en dos tiempos:
-Levado y dorado a 180º (mi horno no tiene turbo, así que lo puse a 190º calor arriba-calor abajo y coloqué la bandeja a media altura).
- Secado a 160º con la puerta del horno abierta.




PUERTA DEL HORNO ABIERTA CON UNA ESPÁTULA DE SILICONA PARA EL SECADO DE LAS PIEZAS.
-TIEMPOS:
- Para el levado y para que se doren, 20 ó 25 minutos, hasta que veamos que los profiteroles están dorados.
- Secado, 10 a 15 minutos.




GANACHÉ DE CHOCOLATE BLANCO. ELABORACIÓN:

Ponemos un cazillo a fuego medio con la nata, removiendo de vez en cuando.


Cuando está templada, añadimos el chocolate blanco y empezamos a remover hasta que se derrita y la mezcla sea homogénea.


Entonces retiraremos del fuego y dejaremos templar. Entonces metemos a la nevera hasta que la preparación esté fría.
Yo enfrío también en la nevera los utensilios que utilizaré para montar la ganaché, el bol donde voy a montarla y las varillas
Montamos con las varillas o bien con la amasadora hasta montar como si fuera sólo nata.

COBERTURA DE CHOCOLATE:
En dos recipientes aptos para microondas, troceamos el chocolate con leche y el chocolate blanco para cobertura.
Metemos el chocolate con leche en intervalos de 15 segundos a máxima potencia, comprobando si se va derritiendo y removiendo cada vez que lo sacamos del microondas.
En el caso del chocolate blanco, al ser más delicado, voy sacándolo cada 10 segundos y removiendo, para que no se estropee.

DECORACIÓN:
Bañamos la parte de arriba del profierol del chocolate elegido y hacemos líneas con el otro chocolate. Pasamos un palillo en dirección perpendicular a las rayas de chocolate para hacer los dibujos de espiga.







Espero que os haya gustado. Hasta la próxima.