jueves, 1 de marzo de 2012

Pizza calzone



     Hoy he hecho una pizza diferente que nunca había hecho ni probado... Es una pizza calzone que lo único que tiene de diferente con una pizza común es que va cubierta con la misma masa. Buena opción para los amantes del pan como yo...
     Así que buscando recetas de pizza calzone por internet me he topado con una masa que me ha gustado por sus ingredientes, lo cierto es que esta masa, en la entrada del blog de "Al calor del horno", no es para pizza calzone, pero me ha gustado y me he puesto a hacerla. 
     Esta masa es muy elástica, por lo que no he utilizado rodillo y el aceite de oliva le da un toque especial al sabor final de la pizza.

INGREDIENTES:
Para la masa:
- 400 gr de harina de fuerza
- 50 gr de harina de trigo
- 12 gr de sal marina
- 1 taza de agua templada
- 6 cucharadas de aceite de oliva
- 15 gr de levadura fresca
Para la pizza:
- 1 bolita de mozzarella
- Tomate natural triturado
- Media cebolla
- Queso para gratinar
- Champiñones
- 1/2 berenjena
- Orégano
- Pimienta 
- Sal
- Azúcar

ELABORACIÓN:
Para la masa:
En un bol vamos echando los ingredientes, dejando la levadura para el final.   
     Empezamos a remover con una cuchara y terminamos de trabajar la masa sobre nuestra superficie de trabajo, con las manos.    
     Estaremos amasando unos diez minutos. Una vez terminamos, untamos de aceite un bol y echamos la masa en su interior, dejamos levando media hora tapándolo con un paño húmedo.


     Precalentamos el horno a 180º.
     Pasados 30 minutos, cuando la masa ha crecido. Cortamos la masa con un cuchillo (esto según cómo queramos la pizza de grande, yo he hecho la masa en dos mitades) y empezamos a estirar. Esta vez no he utilizado el rodillo, he ido estirando la masa con las manos.
     En una mitad de la casa he puesto primero unas cucharadas de tomate triturado al que le he añadido una pizca de sal, una pizca de azúcar y orégano. 


     Después he cortado la mozarrella en rodajas y he ido poniéndola sobre el tomate. He laminado media cebolla sobre la mozarella.
     He lavado los champiñones, los he secado y los he cortado en láminas. También los he echado sobre la pizza. Y lo mismo he hecho con la media berenjena.
     He terminado echando queso para gratinar y he cerrado la pizza doblando la mitad que ha quedado sin ingredientes sobre la otra.
     He aplastado los bordes con los dedos y así he cerrado la pizza.
     En la bandeja del centro del horno he puesto un papel para hornear y encima la pizza y la he dejado media hora a 180º.
     Y lista para comer...



1 comentario:

  1. Para comérselo, chuparse los dedos y lamberse los bigotes !!

    ResponderEliminar