sábado, 17 de diciembre de 2011

Pimientos asados rellenos






      
     Ayer cuando salí del trabajo, iba a ir al súper, bueno, iba y fui, pero para comprar unas cosas que me hacían falta, nada de comida.    
     Me negué a comprar porque tengo un montón de cosas en la cocina y al final se me van a poner malas. Además, son verduras buenísimas que me han traído y que las cultiva que el padre de una amiga, y es una pena que se estropeen... así que hasta que no aproveche todo lo que tengo ¡no pienso pisar el supermercado! 
     Esta mañana cuando he entrado a la cocina, me he topado con estos pimientos que me pedían ser cocinados, así que... ¿cómo iba a resistirme con la pinta que tenían? Aunque más buenos estaban al sacarlos del horno, que me he comido hasta la tapa del pimiento...

   
INGREDIENTES:

- 2 pimientos para asar
- 3 patatas
- 2 cebollas pequeñas
- 150 gr de taquitos de jamón
- 3 huevos
- Nuez moscada
- Sal
- Pimienta
- Aceite de oliva


ELABORACIÓN:

     Pelamos las patatas, las lavamos, las troceamos y las ponemos a hervir en una cazuela a fuego medio-alto.
     Mientras, picamos las cebollas en trocitos pequeños.
     Comprobamos que las patatas están cocidas pinchando con un tenedor, si están blanditas las quitamos del fuego, le quitamos el agua que sobra con un escurridor y las ponemos en un bol.
     Encendemos el horno a 180º.
     En una cacerola, pochamos las cebollas a fuego medio-bajo con un chorrito de oliva.
     Mientras se hacen las cebollas, hacemos el puré aplastando las patatas con un tenedor, le ponemos una pizca de nuez moscada, sal y pimienta al gusto. Echamos los tres huevos y removemos para que se integre bien al resto de ingredientes. Agregamos los taquitos de jamón serrano y removemos un poquito más. Reservamos.
     Cuando veamos que la cebolla está transparente, echamos nuestro puré que tenemos en el bol y damos vueltas de vez en cuando. Lo dejamos unos minutos, no mucho, ya que estamos haciendo el relleno de los pimientos y se terminará de cocinar dentro del horno.
     Cubrimos de papel de aluminio la bandeja del horno, echamos un chorrito de aceite de oliva y lo esparcimos por toda la bandeja, para que los pimientos no se peguen. He echado un puñadito de tomillo y de romero sobre la bandeja y he puesto dos hojas de laurel, para que los pimientos cojan los aromas al asarse.


  





  


     He rellenado los pimientos y los he puesto en la bandeja del horno. Los he cubierto con papel de aluminio para que no se quemen y los he metido en el centro del horno a 180º durante 40 minutos. Cuando pasen los primeros 20 minutos damos la vuelta y los dejamos 20 minutos más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada