jueves, 26 de enero de 2012

Perdices: de la naturaleza a la cazuela



    

      Cuando "abrí" el blog nunca pensé que me vería en esta tesitura...   
     Me han regalado dos perdices... Cuando llegué las metí en la nevera... y ya por la tarde, cuando estaba tranquila me fui a la cocina, para prepararlas... y por prepararlas me refiero a trocearlas y lavarlas...
Pero no...
     Al abrir la bolsa me encontré que las perdices venían como corren por el campo... con el traje puesto y to... Y para más inri no eran dos, sino cinco... cinco perdices ahí, dormiditas...
     Pero si hace cosa de un mes estaba aprendiendo a trocear un pollo... y ahora de repente me encuentro con esto... pero ahí que me puse yo manos a la obra, a despellejar las perdices y a trocearlas... le saqué hasta los perdigones...
     Cuando cogí la primera me dio hasta penita... así que lo primero que hice fue: "...que le coooooorten la cabeza..."... para que no me diera cosa... jeje...
     Al final no fue tan mala la experiencia, porque de todo se aprende... y aunque acabé llena de plumas hasta arriba, me entretuve un rato, pensando como no, en la persona que me las había regalado... que me dijo que venían sin plumas... y que después, cuando le conté mi episodio, no paraba de reir...


INGREDIENTES:

- 5 perdices
- 2 cebollas
- 2 puerros
- 6 zanahorias
- 1 vaso de vino tinto
- 1 vaso de caldo de pollo
- 4 dientes de ajo
- Tomillo
- Pimienta (molinillo 5 pimientas)
- 3 hojas de laurel
- Sal
- Aceite de oliva

ELABORACIÓN:

     Trocear las perdices y lavarlas. Salpimentar.
     Ponemos una sartén a fuego medio con un chorrito de aceite y vamos dorando los trozos de perdiz.

     Mientras, vamos picando los ajos finamente y en una cacerola a fuego medio también y con un chorro de aceite, los doramos.
     Añadimos las cebollas y los puerros, picados en rodajitas o en medias rodajitas finas. Le ponemos un poco de sal y pochamos.
     Pelamos las zanahorias,las picamos en rodajitas y las agregamos a la olla.
     Tras unos minutos, espolvoreamos con tomillo y pimienta y removemos. Entonces incorporamos el vaso de caldo y el vaso de vino.

     Por último, echamos las perdices dentro de la olla con todas las verduras.
     Bajamos el fuego a medio-bajo y tapamos.
     Dejamos cocer durante una hora y media o dos horas, o incluso más si queremos hacerlo a fuego muy lento.
     Removemos de vez en cuando.
     Finalmente, rectificamos de sal, si es necesario.















3 comentarios:

  1. jajajja quien te haría esa jugarreta.....

    ResponderEliminar
  2. Hola!!
    Que plato tan apetecible.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Isabel! Muchas gracias por visitar el blog, intentaré ir subiendo recetas que os guste!
    He estado viendo el tuyo, ya lo había visto, pero ahora ya no lo perderé de vista, cuando lo vi por primera vez ya me gustó...
    Un besito!

    ResponderEliminar