domingo, 22 de octubre de 2017

Tarta de cuajada, plátano y avellanas con un toque de cacao y amaretto. Tarritos.


Hace algún tiempo que tenía unos sobres para preparar cuajada y me apetecía mucho hacer algo con ellos. Estuve mirando por internet para coger ideas. Y ojeando, se me ocurrió hacer una tarta de cuajada y unos tarritos individuales. De esta receta me ha sorprendido la textura tan suave y los sabores de los ingredientes principales, pues se muestran de una forma delicada en el resultado final. Desde luego es una receta para repetir.


INGREDIENTES:
- 15 galletas tipo digestive
- 1 cucharada de cacao puro en polvo
- 100 gr. de mantequilla
- 200 ml. de amaretto
- 800 ml. de leche semidesnatada sin lactosa
- 1 chorrito de miel o un par de cucharadas
- 2 sobres de cuajada
- 2 plátanos
- 2 puñados grandes de avellanas.


ELABORACIÓN:
Trituramos las galletas con ayuda de una bolsa y un rodillo de amasar hasta dejarlas casi en polvo.


Hacemos lo mismo con las avellanas, pero las dejamos en trocitos. La cantidad que se ve en la foto me pareció poco para la receta, así que volví a triturar otro tanto, utilicé dos veces esa cantidad.


Echamos las galletas trituradas en un bol junto con una cucharada grande de cacao.



 Derretimos la mantequilla en el microondas y añadimos, damos unas vueltas hasta integrar.


Ponemos una capa en el fondo de los tarritos y en un molde pequeño para bizcochos, ya que con estas cantidades nos dará también para una tarta pequeña. Metemos a la nevera hasta que esté lista la cuajada.


Ponemos a fuego medio una olla con 450 ml. de leche y mientras se calienta, preparamos la cuajada. Removemos de vez en cuando para que la leche no se pegue al fondo.
En un bol echamos 350 ml. de leche, un plátano y medio*, 100 ml. de amaretto, un chorrito de miel y los sobres de cuajada. Batimos con la turmix.

* El medio plátano que queda lo utilizaremos para decorar.




Cuando hierva la leche que tenemos al fuego, la retiramos y añadimos la mezcla del bol. Mezclamos bien y volvemos a poner la olla al fuego sin dejar de remover. Retiramos cuando llegue de nuevo a ebullición.


Vertemos la mezcla sobre la base de galletas y metemos en la nevera durante 4 horas. 



Tras el reposo en la nevera, cortamos el medio plátano que habíamos reservado en rodajas finas y decoramos además, con unas avellanas enteras.


Me ha gustado mucho el resultado y la sutileza que le da el amaretto.


Un postre diferente y rápido de preparar.



Espero que os guste este postre fácil, sin horno y delicioso.

domingo, 15 de octubre de 2017

Tallarines con salsa de aguacate y espinacas



     Hoy os traigo una receta hecha con pasta, que al igual que esta otra de tagliolini al vino tinto que preparé hace unos años, me ha sorprendido gratamente. Son dos preparaciones que se han quedado en mi cocina del día a día, tanto por su sabor como por su textura. Una de las razones por la que este plato me ha gustado tanto, es que parece que le hubiéramos puesto queso, por la untuosidad de la salsa, cualidad que le debemos al aguacate. De sabores delicados y sorprendentes por su mezcla de ingredientes, no podéis dejar de probarla.
Vamos a ver cómo se hace. 



INGREDIENTES:
Para la salsa
- 2 dientes de ajo
- 1/2 cebolla
- 150 gr. de espinacas congeladas en porciones
- 3 aguacates medianos
- 150 gr. de bacon en tiritas
- Unos tomates cherry pera
- Un puñadito de hojas de rúcula
- Un chorrito de limón
- Un bote de leche evaporada
- Aceite de oliva
- Sal
- Pimienta
- Orégano
Para la cocción de la pasta
- Tallarines
- 2 hojas de laurel
- 1 diente de ajo
- Sal
- Pimienta



ELABORACIÓN:
Picamos los dos dientes de ajo en brunoise y los echamos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva, a fuego medio. Cuando estén dorados, agregamos la media cebolla, cortada también en brunoise con una pizca de sal y pochamos. 




Añadimos entonces las espinacas con otro poquito de sal, dejamos en la sartén removiendo de vez en cuando hasta que hayan soltado el agua.

Mientras, trituramos los aguacates con un chorrito de limón (para que no se oxiden) y un puñadito de rúcula.




Una vez que estén listas las espinacas, echamos el aguacate triturado. 

Le damos unas vueltas hasta que esté todo integrado, bajamos el fuego y vertemos la leche evaporada. 




Debemos tener cuidado cuando hayamos removido bien todos los ingredientes, pues la salsa irá espesando y al hervir, saltará.



Mientras se termina de cocinar la salsa, cocemos la pasta según el tiempo marcado por el fabricante.
En una olla a fuego medio-alto, echamos agua, dos hojas de laurel, un diente de ajo cortado por la mitad, sal y pimienta. Cuando la pasta esté lista, retiramos el agua y reservamos.
Por último, doramos el bacon en una sartén a fuego medio- alto, al que podemos echarle un chorrito de aceite o cocinarlo sin nada. 




Reservamos.
Para acabar, juntamos la pasta y la salsa, cortamos unos tomatitos cherry por la mitad y removemos todo. 



Agregamos también la mitad del bacon y el restante lo reservamos para emplatar.



Ya podemos disfrutar de un plato de pasta que no nos dejará indiferentes.





Espero que os haya gustado.

domingo, 8 de octubre de 2017

Pastel de verduras al ras el hanout


     Hoy os traigo una receta con mucho sabor, ideal para los que les gustan las verduras. Se cocina en el horno y podemos dedicarnos mientras a hacer otras cosas. El toque especial de este pastel lo da esta especia, el ras el hanout, comprada en una tienda de barrio árabe, que le da un sabor diferente a todos los ingredientes, pero sin enmascararlos.
Toda una delicia que podemos disfrutar incluso varias veces, ya que el sobrante podemos congelarlo y con un golpe de horno, lo tendremos de nuevo a punto, que es lo que he hecho yo.
Venid conmigo y os enseño cómo he preparado este pastel de verduras.


INGREDIENTES:
- 1 lámina de hojaldre
- 1/2 cebolla
- 1 tomate
- 1/2 calabacín
- 1 zanahoria
- 1/2 berenjena
- 1 bote de leche evaporada
- 4 huevos
- Ras el hanout
- Sal
- Pimienta
- 1 bola de mozzarella de búfala
- Mantequilla y harina para el molde


ELABORACIÓN:
Precalentamos el horno a 180º, calor arriba-calor abajo, sin aire.
Preparamos la mise en place.


Enmantequillamos el molde que vamos a utilizar y espolvoreamos de harina, retirando el sobrante. Acomodamos el hojaldre y pinchamos el fondo con un tenedor. Metemos en la nevera hasta que vayamos a utilizarlo.



Mezclamos la leche evaporada con tres cucharaditas de ras el hanout y los cuatro huevos, sal y pimienta. Batimos con unas varillas hasta que quede todo integrado.





Cortando en rodajas todos los ingredientes, excepto la zanahoria, que las haremos tiras finitas con la ayuda de un pelador. Y la bolita de mozzarella las cortamos en cuadraditos.



Sacamos el molde de la nevera y vamos colocando las verduras en el interior, hasta rellenarlo y terminamos con la mozzarella.


Vertemos la mezcla con la leche evaporada.


Metemos en el horno en la bandeja del centro a la misma temperatura, 180º y dejamos cocinar hasta que al meter un palito en el pastel, salga limpio.
Puede tardar incluso una hora, por lo que recomiendo que se haga con tiempo, o podemos utilizar un molde más bajo para que se haga con más rapidez
Una vez listo nuestro pastel de verduras, sacamos del horno con cuidado y dejamos cinco minutos fuera. 


Desmoldamos y servimos.




Así ha quedado este pastel de verduras, y con un sutil sabor a esta especia que tanto nos gusta. Espero que os haya gustado.