sábado, 5 de agosto de 2017

Helado de m&m's con salsa de toffee en heladera


     Hola, de nuevo vengo con otra receta de helado para pasar el verano comiendo cositas ricas.
Estuve a punto de hacer un helado diferente, pero cuando fui a comprar y vi los m&m's, se me ocurrió usarlos para hacer un helado, ya que tenía curiosidad por saber cómo quedaría. He de decir que me ha sorprendido el sabor, ya que se nota exactamente qué estamos comiendo. Así que, seguro que repito receta muy pronto.
Vamos a prepararlo.


INGREDIENTES:
Para el helado:
- 500 ml. de leche evaporada
- 250 ml. de m&m's
- 30 ml. de miel

Para la salsa de toffee:
- 50 gr. de azúcar
- 200 ml. de nata para repostería


ELABORACIÓN:
     Vamos a preparar antes la salsa de toffee.
En un cacito a fuego medio, echamos el azúcar y dejamos que se funda, con cuidado de no quemarla, ya que la salsa quedaría amarga.





     Calentamos la nata y la echamos sobre el azúcar con mucho cuidado para no quemarnos. Vamos removiendo hasta obtener la consistencia que queramos, teniendo en cuenta que cuando se enfríe, espesará más. Poco a poco irá espesando y volviéndose más oscura. Es cuando retiraremos del fuego. Reservamos.





     Ahora prepararemos el helado.
Reservamos un puñado de m&m's para la presentación del helado y trituramos el resto, para ello, los metemos en una bolsa y pasamos el rodillo por encima, hasta dejarlos en trocitos.




     Mezclamos la leche evaporada con la miel, hasta obtener una mezcla homogénea y la añadimos en la heladera. Cerramos y vamos añadiendo los m&m's troceados por el hueco que hay en la tapa.



Tendremos la heladera funcionando una media hora, o hasta que la mezcla cuaje y tenga buena textura.


     Pasamos el helado a un envase para meterlo en el congelador y echamos por encima los m&m's que teníamos reservados.
Para presentarlo, echamos un par de cucharaditas de salsa de toffee por encima.


Fácil y rico, qué más podemos pedirle a un helado hecho por nosotros. 


Absolutamente delicioso y nada dulzón.

jueves, 27 de julio de 2017

Costillas a la barbacoa


     Esta es la segunda vez que preparamos las costillas de esta manera. Quedan jugosas y sabrosas, la carne blandita. La hemos acompañado con unos guisantes con bacon, que se preparan de la misma forma que los que se hacen con jamón y que podéis ver aquí. Están muy ricos, porque la receta de los guisantes es de mi madre y una vez dicho esto, ya sabemos lo buena puede estar una receta viniendo de nuestra madre.
Así que vamos a la cocina, a ver si os gusta la receta que os traigo hoy.


INGREDIENTES:
- 3 dientes de ajo
- 1 cebolla
- 2 cucharadas de azúcar moreno
- 2 tomates triturados
- 1 cucharadita de mostaza de Dijón
- 2 cucharadas de salsa inglesa
- 3 cucharadas de ketchup (si no nos gusta mucho, podemos poner menos cantidad)
- 1 costillar de cerdo grande
- Aceite de oliva
- Sal
- Pimienta (molinillo 5 pimientas)


ELABORACIÓN:
     Ponemos una sartén grande a fuego medio. Cuando se caliente, echamos un chorrito de aceite de oliva y los dientes de ajo finamente picados. 


Cuando estén dorados, añadimos la cebolla también muy picada, con una pizca de sal y pimienta.


Una vez que la cebolla está pochada (está transparente), agregamos el azúcar moreno. Removemos para integrarla durante unos minutos. 


Trituramos los tomates y los echamos en la sartén con un poquito de sal. (Este paso podemos hacerlo con tomate frito casero como hice en esta receta).


A continuación echamos la mostaza y después de remover con los demás ingredientes, la salsa inglesa. 



Por último, el ketchup.Integramos.


    Dejamos cocinando unos 10 minutos, removiendo para que no se pegue. Retiramos del fuego y cuando se haya templado para no quemarnos y batimos con la turmix. Reservamos.




     Precalentamos el horno a 200º calor arriba- calor abajo, sin aire.
Preparamos las costillas.


Sobre una bandeja de horno ponemos un trozo grande de papel de aluminio, que la cubra entera. Encima colocamos el costillar, si no entra en la bandeja entera, la cortamos en dos trozos.
Con un pincel de cocina, embadurnamos bien la carne por todo el costillar con la salsa barbacoa. Tapamos con otro trozo de papel de aluminio.

Metemos la bandeja en lugar central del horno y dejamos cocinar durante 15 minutos, momento en que daremos la vuelta a las costillas con cuidado de no quemarnos y volveremos a poner otra capa de salsa y de nuevo el papel de aluminio.
Repetimos dos veces más.
Finalmente, retiramos el papel de aluminio, damos otra capa de salsa y dejamos 5 minutos más por cada lado, subiendo la temperatura a 220º, para que se dore la superficie de la carne.


Este es el aspecto que tendrá la carne una vez terminada. Riquísima.



Espero que os guste.


martes, 18 de julio de 2017

Helado y coulis de frutos rojos y cerezas en heladera


     Por fin una receta de helado casero. Esta concretamente suele prepararla mi madre y me encanta. 
Por fin he utilizado la heladera, la tenía en la caja y no la había usado ni una sola vez, así que viendo los resultados de mi madre, me he animado a preparar mis propios helados. Además, tenemos dos ventajas a la hora de elaborar el helado en casa, por un lado, podemos hacerlos de los sabores que nos gustan y por otro, sabemos exactamente los ingredientes que lleva.
     Deciros que la heladera que he utilizado es la que podemos encontrar en Lidl.
A ver si os animáis con esta receta,ya que este helado de frutos rojos está para no dejar de comer, así que cuidado, es adictivo.


INGREDIENTES:
Para el helado:
- 300 gr. de fruta (arándanos, grosellas y cerezas)
- 6 yogures griegos naturales, sin azúcar
- 100 gr. de azúcar glass
Para el coulis:
- 200 gr. de cerezas
- 100 gr. de frutos rojos
- El zumo de medio limón
- 2 cucharadas soperas de azúcar



ELABORACIÓN:
Metemos al menos, un día antes en el congelador, la cuba de la heladera para que se congele.
Nos pondremos antes con el coulis para que vaya haciéndose mientras la heladera está funcionando y así ahorrar tiempo.

Quitamos los huesos de las cerezas con ayuda de una pajita. Lavamos la fruta con cuidado.


Trituramos la fruta con la turmix y la echamos en un cacillo, junto con el zumo de limón y el azúcar.
Cocinamos a fuego medio, sin dejar de remover durante unos quince minutos y retiramos. Tendremos cuidado cuando hierva, para no quemarnos.



Vamos pasando la fruta por un colador con la ayuda de una cuchara para eliminar los posibles grumos que pueda tener.


Este es el aspecto que tendrá el deshecho de nuestra salsa de frutas.


Finalmente nos queda un coulis espeso pero de textura fina. Podemos pasarlo a un biberón para servirlo.


Reservamos el coulis.

Ahora, prepararemos el helado.

Lavamos la fruta con cuidado para que no se rompa. La que he utilizado la tenía congelada, la saqué la noche anterior del congelador y la dejé en la nevera hasta el momento de hacer el helado.


Mezclamos los yogures con una vaina de vainilla (la próxima vez le pondré dos para que se note más el sabor) y el azúcar glass. Mezclamos en un bol.



Echamos nuestra mezcla en la heladora.
Trituramos la fruta en la turmix y añadimos.


Dejamos la heladera funcionando durante quince minutos o hasta obtener la textura deseada.


Ahora sí, ya tenemos nuestro helado delicioso y sólo queda probarlo.



Podemos presentar unas bolitas de helado y el coulis por encima, terminando con una cereza. 


 Espero que os guste tanto como a mí.



¡Feliz verano!