lunes, 3 de marzo de 2014

Pan. Bollitos de té verde con miel y semillas



     Buenos días, esta vez os traigo unos bollitos de pan con té verde, tenía ganas de hacer pan integrla y como siempre, me di una vuelta por vuestros blogs, a ver qué encontraba, ya que siempre se me ocurre alguna buena idea para hacer recetas nuevas cuando voy a visitaros. Esta vez se me encendió la bombilla cuando vi los panecillos multicereales de "5 Sentidos en la cocina", que podéis mirar aquí, y aunque la receta no tiene nada que ver en el fondo, esto es lo que salió... Como muchas veces me pasa, fui añadiendo ingredientes a medida que se me iba ocurriendo... Los comí con queso de untar y para desayunar con la mermelada de ciruelas, nectarinas y melocotones que hice en julio del año pasado. Y también aproveché para hacerme una pizza estirando la masa del pan y haciéndola muy finita. A ver si os gusta el resultado...



INGREDIENTES:
Prefermento:
- 10 gr de semillas de amapola
- 15 gr de sésamo
- 50 gr de copos de avena
- 10 gr de semillas de lino
- 40 gr de frutos secos sin tostar
- 20 gr de levadura fresca
- 50 gr de harina de trigo integral
- 350 ml de té verde (1 taza grande)
Para la masa:
Prefermento + ingredientes:
- 100 gr de harina integral
- 200 gr de harina de fuerza
- 10 gr de sal
- 30 ml de miel 
- Más harina de fuerza o integral, la que pida la masa cuando vayamos amasando.

ELABORACIÓN:
     Preparamos una taza grande de té y dejamos enfriar hasta que esté tibio, no muy caliente, ya que vamos a hacer el pan con el té y no con agua, y si está muy caliente, se parará la acción de la levadura y no levará el pan.
    En un bol vamos echando las semillas y los copos de avena de nuestra elección. Fui pesando los ingredientes a medida que hacía la receta según mi criterio y para tener la receta si salía bien. Añadimos los 50 gr de harina integral, los 350 ml de té verde templado y los 20 gr de levadura fresca.


     Dejamos que fermente, yo lo dejé 2 horas porque no tenía prisa. Para otros panes suelo dejar el prefermento unos 30 minutos y otras veces hago la masa directamente, según la receta o el hambre que tenga, jeje... Ya digo, iba improvisando a ver qué salía.


     Transcurrido el tiempo, notamos cómo ha crecido la masa un poquito y tiene unas pequeñas burbujas por toda la superficie, agregamos entonces los 10 gr de sal, 30 ml de miel y las harinas.
     Con una cuchara de palo comenzamos a mover hasta que la masa se despegue de los lados del bol. Entonces será el momento de amasar con las manos en la superficie de trabajo.

     Podemos hacer la masa en la amasadora, pero a mí el pan me gusta hacerlo a mano, de todas formas el trabajo manual no nos lo va a quitar nadie. Creo que la gracia de hacer pan está en amasarlo todo nosotros mismos, aunque no siempre lo he hecho a mano, tengo que decirlo... jejeje...

      Con la superficie enharinada, comenzamos a amasar, vamos echando harina en forma de lluvia en la mesa y en el pan cada vez que la masa se nos pegue, pero sólo un puñadito cada vez.

De todas formas, esta masa, creo que porque lleva miel, es un poco más pegajosa de lo que suelen ser las demás, pero se amasa bien igualmente.

He amasado dos veces, la primera durante 15 minutos.


Después, he lavado el bol, lo he untado de aceite y he metido la masa hecha una bola y la he tapado con papel film durante dos horas.
´

     Trascurrido ese tiempo hice una prueba, precalentando el horno a 200º. He hecho un bollito, a 200º durante 10 minutos, calor arriba-calor abajo y bajando a 180º durante otros 15º y este fue el resultado.


     Cuando fui a darle el segundo levado ya había doblado el volumen y aún más, lo había triplicado diría yo...
     Volví a amasar durante otros 15 minutos más y corté la masa en porciones iguales de unos 50 gr cada uno.
     Puse un papel de horno sobre la mesa de la cocina y encima los bollitos. Los tapé con papel film y dejé que levaran un poquito, una media hora.
     Finalmente, y con el horno a 200º, los fui horneando por tandas, yo tengo un horno pequeñito del lidl, así que más de 5 no cabían, pero en un horno normal, igual caben todos.

Pulvericé de agua cada bollito para que se formara la corteza y eché semillas y copos de avena por encima e hice un corte con un cuchillo afilado a lo largo de cada panecillo.


 
Entonces los horneé igual que el bollito de prueba, 10 minutos a 200º y 15 minutos más a 180º, hasta que se doraron.


     Cogen un bonito color dorado, creo que puede ser por la miel, pues se han dorado más de lo habitual que cuando hago otros panes.

El sabor delicioso, la textura también, aunque con lo que me gusta comer... no sé si vale que de una opinión, porque muy objetiva no voy a ser... jeje...

5 comentarios:

  1. Que pintaza tiene esta pan, me dejas con ganas de tomarme un bollito!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elena. Gracias por pasarte por aquí para ver los bollitos!
      Un besito

      Eliminar
  2. Qué buena pinta! la foto del pan echo tiene un aspecto apetitosooooo, pa comérselo solo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evii!!! Cuando vaya os hago los bollitos, o un pan grande, verás qué rico... jijijiji... Un bezito

      Eliminar
  3. Ohhh te quedaron unos panecillos bien ricos. Me gusta la idea de tunear las recetas para adaptarlas a nuestras necesidades como has hecho tú. Muchas gracias por el enlace y me alegro que te sirviera de inspiración. Besos!

    Ana

    ResponderEliminar