sábado, 17 de diciembre de 2011

Pizza










     ¡¡Hay fútbol!! ¿Y qué mejor cenita que una pizza con unas cervecitas?  
     A ver... son las ocho, el fútbol a las diez... tengo harina, levadura... tengo cositas para ponerle... ¡sí! vamos pa la cocina...  
     Empiezo a hacer la masa a ahora, mientras fermenta voy a comprar unas cervecitas, que no tengo... vuelvo... y... sí, eso voy a hacer, una pizza casera para chuparse los dedos... porque cualquier pizza casera es para chuparse los dedos... ¿o no?


INGREDIENTES:
- Para la masa:

- 100 ml de agua (media taza)
- 1 taza de harina de fuerza (y un poco más por si la masa "la pide")
- Una pizca de sal
- Un chorrito pequeño de aceite de oliva
- 10 gr de levadura fresca

ELABORACIÓN:

     Echamos todos los ingredientes en un bol. Yo he diluído la sal en el agua antes de agregarla.
     Y empezamos a remover con una cuchara, cuando estén todos los ingredientes integrados y vemos que la masa se sigue pegando a los bordes del bol, le vamos añadiendo más harina, a puñaditos pequeños. Una vez tengamos la masa unida, echamos harina en la encimera o en nuestro lugar de trabajo y empezamos a amasar con las manos. Si se nos pega la mezcla, vamos añadiendo un poquito más de harina, y seguimos amasando, y estirando la masa con las palmas de las manos y amasamos otro ratito más, durante unos 10 minutos más o menos. Cuando terminemos, hacemos una bola con la masa, metiendo los bordes hacia el interior y hacia abajo y la ponemos en el bol, que previamente hemos aceitado un poco para que luego, cuando crezca la masa, no se quede pegado a los bordes. Lo cubrimos con un paño húmedo.
     Cuando vemos que la mezcla ha doblado su tamaño, tendremos que esperar un mínimo de 45 minutos, podemos empezar a preparar la base para la pizza.
     Bueno, bueno después de esperar un rato... ha llegado el momento de preparar la masa para comer una deliciosa pizza... 
     He cortado un trocito con un cuchillo y he empezado a estirarla... ¡pero no tengo rodillo! No pasa nada... para eso está el ingenio, porque como no tengo ninguna botella a mano y las que tengo son muy grandes y están llenas... no me gusta la idea de utilizarlas para esto... ¡ya está! el rollo de papel de aluminio... jeje... así que con cuidado he ido estirando la masa con él y cuando he terminado he tirado el trozo que he utilizado... y me ha salido una masa finiiiiita, finita, como yo quería...
     Precalentamos el horno, lo he puesto a 200º.
     Pues bien, he cubierto la bandeja con papel de aluminio y he puesto la masa de la misma medida y he empezado a echar cositas:





- Tomate natural triturado. Lo he mezclado con una pizca de sal, una pizca de azúcar y un puñadito de orégano y lo he ido extendiendo por toda la base con la ayuda de una cuchara.
- Queso tipo Philadelphia. Lo he calentado unos segundos en el microondas para que se ablande un poquito y lo he ido untando sobre el tomate, se ha mezclado un poco, pero no pasa nada.
- 1 tomate kumato. Lo he partido por la mitad y lo he ido cortando en lonchitas finas, lo he añadido por filas a la pizza.
- Media cebolla. Cortada en lonchitas finas y colocada entre los tomates.
- Jamón cocido. He troceado cuatro lonchas y las he esparcido sobre la base.
- Un poquito más de orégano.
- Queso para gratinar. Echado sobre los demás ingredientes.
- Aceitunas.


     Una vez hecho todo esto y después de imaginar cómo saldrá la pizza y los sabores que tendrá...  la metemos en la bandeja del horno y la dejamos media hora... Durante esos minutos todo se llena de un olorcito buenísimo y me entran ganas de abrir el horno y llevármela corriendo!! Pero no, me he contenido... y ... ha merecido la pena!!!... ¿no? ¿Qué pensáis vosotros?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada