domingo, 19 de febrero de 2012

Tarta doble de chocolate



     ¡Aquí estoy otra vez!
     Estoy contentísima, porque me están haciendo encargos de tartas y la verdad que no me lo esperaba... parece que mi trabajo va dando su fruto poquito a poco... Me siento feliz porque estoy haciendo algo que me gusta mucho y que veo que los demás valoran y que confían en mi... qué satisfacción siento...
     En esta ocasión he hecho una tarta de cumpleaños para uno de los hijos de mi compañera de oficina... ¡Gracias por encargarme la tartita Patricia!
     Estoy poniendo mucha ilusión en los "trabajos" que me van saliendo... no sé ni cómo expresarlo... Pero estoy segura que me comprenderéis... 
     Esta vez he hecho una tarta de chocolate como la de la vez anterior, pero le he puesto dos capas más de bizcocho. Patricia quería una tarta grande... ¡pero mi horno es pequeño! así que, la mejor manera era hacerla alta en lugar de ancha... digo yo... y creo que así es más vistosa. 
He quedado muy contenta con el resultado aunque esté feo decirlo... ¿lo malo? ¡Que no he podido hincarle el diente! 
     Pero tengo que decir que la tarta que me encargaron para el sábado pasado, sí que la probé, porque tuvieron el detalle de traerme un trocito... más bien un trozo grande para que la saboreara... y me gustó mucho, mucho... y más con lo chocolatera que soy yo... 
     Antes de enseñaros las fotitos tengo que deciros que la receta es la misma que la de la entrada "Tarta de chocolate", sólo que doblando las cantidades... Y que he hecho dos bizcochos en lugar de uno y que he hecho cada uno en dos partes con una lira para cortar bizcochos.
Pues ahí van las fotos... ¡espero que os gusten!

      
     Le puse una capita fina de mermelada de frutas del bosque y encima una con más cantidad de chocolate entre capa y capa de bizcocho. Menos en la parte de arriba de bizcocho, que le puse chocolate sin la mermelada.


     Las letras las hice con la receta de las galletas belgas, speculoos... No tenía mucho tiempo de experimentar y he repetido también con las galletitas... Las letras me dieron un poco de quebradero de cabeza y casi acaban con mi paciencia, porque cuando estaba usando los cortadores, se me rompían muchas de ellas o se quedaba masa en el interior del cortador... pero al final le cogí el truquillo para que las letras se quedaran en la encimera y así podía separarlas del resto de la masa con la hoja de un cuchillo y las iba poniendo sobre el papel del horno... De todas formas hice muchas letritas por si se me rompía alguna cuando montase la tarta, pero una vez horneadas, si las manipulas con cuidado, no hay por qué preocuparse.



 


     Esta parte de la tarta la alisé con una espátula de repostería con una mano, mientras que con la otra, iba haciendo girar el plato giratorio lentamente... ¡Qué buenos regalos traen los Reyes Magos y qué útiles me están siendo!


     
     Y aquí lo mismo... espátula en mano... ¡y a darle vueltas al plato giratorio!




 Unos detalles de las letras de galleta...


     Con estas bolitas le di color a la tarta y quedó mucho más vistosa...

     Para poner las bolitas por los lados de la tarta, las iba lanzando literalmente a puñaditos, ya que el chocolate aún no se había enfriado del todo y se quedaban pegadas en la crema conforme las tiraba...



Me encanta el contraste de los colores vivos con el chocolate...



     Y ya no os mareo más con las fotos... Este ha sido mi pequeño reportaje... ¡No he querido poner más para no pasarme!
     ¡Hasta la próxima!

1 comentario:

  1. y esas bolitas de colores ¿se comen? o luego tienes que quitárselas jejejejeje

    ResponderEliminar