lunes, 3 de febrero de 2014

Pechugas infierno




     La receta original son "alitas infierno", del libro de cocina "Los 22 minutos de Julius", que me regaló mi hermana Eva. Así que elegí lo que más me apetecía comer del libro en el momento en que iba a preparar algo y finalmente elegí esa receta. He cambiado cosas, porque no tenía todos los ingredientes cuando la hice.
Pero aún así, estaban buenísimas... Con lo que me gusta el pollo... ñam, ñam... Vamos a la cocina que no tardamos nada y veréis que sabrosa y sencilla es esta receta. Aunque con este nombre puede parecer que las pechugas pican mucho, las mías no picaban casi nada, tan sólo un poquito para no quitarle la gracia a la receta.

INGREDIENTES:

- 1 pechuga de pollo
- 2 ó 3 dientes de ajo
- 1/2 vaso de brandy
- 1 vaso de caldo de carne, de verduras... el caldo que tengamos
- 1 chorrito de vino blanco
- 1 pimiento rojo seco
- 1 guindilla
- 1 cucharadita de pimentón picante de la Vera
- 1 ramita de perejil fresco
- Pimienta
- Sal
- Aceite de oliva

ELABORACIÓN:

     Lo primero que vamos a hacer es limpiar y cortar las pechugas en medallones. Salpimentarlas y marcarlas en una sartén a fuego medio-fuerte con un chorreón de aceite de oliva, hasta dorar.






     Reservamos. Y en la misma sartén, aprovechamos el aceite que ha quedado con los jugos que ha soltado la carne con la sal y la pimienta. Doramos los ajos picados finamente, el pimiento rojo y la guindilla, también muy picaditos.



     Cuando los ajos estén doraditos, añadimos el caldo, el vino blanco y el brandy en la misma sartén a fuego medio-fuerte.


    Añadimos el perejil y dejamos entonces reducir hasta que tengamos una salsa (del espesor que nos guste) para nuestra pechuga de pollo.


     Bajaremos un poco el fuego para que no esté tan fuerte y así poder controlar cuánto queremos reducir la salsa.









     Vamos viendo cómo va quedando cada vez menos líquido y la carne coge calor. En ese momento he apagado el fuego. Y este es el resultado. 



Espero que os guste. Hasta pronto.

4 comentarios:

  1. mmmm...que buena pinta...este finde intentaré hacerlo, ya te diré como me ha salido...muchas gracias por las recetitas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí por tu visita, ya me contaras si las hiciste o si las vas a hacer, a ver qué tal te quedan, seguro que riquísimas!
      Besitos

      Eliminar
  2. Julius siempre tiene recetas sencillas y muy sabrosas, supongo que lo de infierno será por el picante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que el libro no tiene desperdicio, y todas parecen muy sencillas y con muy buena pinta. Estas pechugas no tenían mucho picante, pero sí que tienen que ser picantonas las alitas de Julius, de todas formas, no pude resistirme a probar aunque fuese, algo parecido.
      Un saludo. Cristi.

      Eliminar