viernes, 24 de febrero de 2012

Pasta "sabrosa"




    
     Hace unos días fui al súper a comprar unos ingredientes que me faltaban para hacer una tarta, y como siempre doy más vueltas de las que debo. Vi estos "trofie liguri" que nunca había probado y que ni siquiera sabía que existían, me llamó la atención por la forma que tenía, así que me la llevé...
     Ni que decir tiene que me encanta la pasta y que disfruto comiéndola, pero esta... uff... no sé si fue por el hambre que tenía (¡No sería pa tanto!) o porque de verdad estaba rica, rica... Me supo tan bien que la he llamado "pasta sabrosa"... Por qué no ponerle así a un plato de pasta que, al menos para mí, está riquísimo...
     Como siempre, no he tardado casi nada de tiempo en hacer esta receta, es verdad que cuando no tengo que seguir unos pasos ni preparar ingredientes, sino que voy cogiendo cosas de aquí y de allá conforme se me va ocurriendo, todo es más rápido.
     Así qué... ¡vámonos a la cocina que en media horita comemos!
    
INGREDIENTES:

- Pasta "trofie liguri"
- 6 dientes de ajo
- 1 cebolla
- 1 puerro
- 4 ó 5 champiñones naturales
- 150 ml de nata
- Queso curado
- Pimienta (molinillo 5 pimientas)
- Orégano
- 2 hojas de laurel
- Sal
- Aceite de Oliva


ELABORACIÓN: 

     Ponemos agua a hervir  en una cazuela a fuego fuerte con un poco de sal, un chorrito de aceite, dos ajos pelados con un corte por la mitad y dos hojas de laurel.
      Llevamos a ebullición, entonces echamos la pasta y cocemos los minutos que indica en el envase.
     Cuando tengamos la pasta al dente (si os gusta más hecha la dejamos un par de minutos más hirviendo), la escurrimos y le quitamos los ajos y el laurel. Reservamos.

     Ponemos una sartén a fuego medio-alto con un chorrito de aceite. 


     Laminamos los ajos y los doramos. Entonces añadimos la cebolla y el puerro picados finamente con un poquito de sal y pochamos.


     A continuación, agregamos los champiñones previamente lavados, secados y laminados en lonchas gruesas, durante unos diez minutos.


      Echamos el orégano, la  pimienta y un poquito más de sal.


     Cuando esté todo cocinado, añadimos la nata y removemos unos minutos más (con 2 ó 3 será suficiente). Entonces rallamos un poco de queso y lo echamos a la sartén para que se integre con el resto de ingredientes. Removemos un poquito y apartamos.


     Echamos la pasta a una cazuela y añadimos las verduras con la nata.

     Mezclamos todo y lo ponemos en un recipiente de barro o en una fuente para el horno.


     Rallamos más queso sobre la pasta, cubriendo todo el plato, o a nuestro gusto y gratinamos en el horno hasta que se funda el queso.


 
     ¿A que no hemos tardado nada? 

     Venga, vamos a la mesa, ¡que se enfría la comida!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada