lunes, 8 de julio de 2013

Berenjenas y calabacines rellenos sobre salsa de piquillos



     Buenos días,
     hoy os traigo una receta muy sana y muy sabrosa. Sobre todo para mojar pan en esta salsita que he hecho sobre la marcha ... (no puedo remediarlo).
     Creo que es perfecta para aquellos a los que les guste las verduras.
     Nunca había hecho nada parecido y ya me apetecía desde hace algún tiempo hacer berenjenas rellenas, así que me documenté un poquillo, pero no hice mucho caso de lo que leí, más que nada por experimentar y a ver qué me salía...
Como me gusta mucho el calabacín, también probé a rellenarlo, así que... vamos allá con la receta...
    
- INGREDIENTES (para una berenjena y un calabacín):

- 1/2 cebolla
- 2 zanahorias
- 1 rama de apio verde
- 2 tomates medianos
- 4 champiñones grandes
- Aceite de oliva
- Perejil
- Pimienta
- Sal
- Azúcar
- Semillas de sésamo (opcional)

- ELABORACIÓN:

     Precalentar el horno calor arriba, calor abajo, a 190º.

     Cortamos las berenjenas y los calabacines por la mitad. Los pinchamos con un cuchillo y les echamos un chorrito de aceite y una pizca de sal a cada parte.



     Metemos al horno media hora- 35 minutos, cubriendo con papel de aluminio.



     Mientras, picamos las verduras finamente.



    
     Cuando tengamos las verduras listas, en una cacerola y con un chorreón de buen aceite de oliva, pochamos la cebolla, echando sal y perejil. Removemos unas cuantas veces.



     Cuando la cebolla esté transparente, añadimos las zanahorias y el apio, con otro pellizquito de sal. Vamos removiendo de vez en cuando.
      A mí me gusta la verdura al dente, así que no dejo que se haga demasiado.



     A los varios minutos de cocción, le torca el turno a los champiñones con una pizca de sal y a continuación el tomate.


     Cuando veamos que las verduras han soltado todos los jugos y casi se han consumido por completo, reservamos.

     Sacamos la bandeja del horno (si no nos gusta el resultado, lo volvemos a meter unos minutos más y vamos comprobando hasta que esté a nuestro gusto, podemos pincharlo con un palito de brocheta o con un cuchillo). Dejamos enfriar para no quemarnos y les quitamos la pulpa con cuidado a la berenjena y al calabacín.



- Quitad la pulpa con cuidado para que no os pase lo que a mí, que he cortado un poco más de la cuenta el fondo de una mitad de una berenjena y la parte superior de la mitad de un calabacín. Aunque no pasa nada, porque cuando volvemos a meter al horno, el fondo de la berenjena se ha sellado con el calor.

     Volvemos a poner la cacerola en el fuego y añadimos las pulpas muy picaditas al resto de verduras que teníamos reservadas. Vamos removiendo durante 5 minutos y apartamos.


     Rellenamos con una cucharilla, coronando con un poquito de perejil y pimienta.
     Metemos de nuevo al horno a 180º durante otra media hora. Si os gusta la verdura más hecha podéis dejarlo diez minutillos más. Volvemos a tapar con papel de aluminio. Los últimos 5 minutos retiramos el papel para que se dore por arriba.



-SALSA:

     La salsa la he hecho con las verduras que me han sobrado del relleno. He añadido medio vaso de agua y un poquito de perejil y he batido con la turmix. Lo pasamos a una olla pequeña. 
     Iba a reducir esta mezcla, pero no me gustaba el color, así que se me ha ocurrido que podría abrir un bote de pimientos del piquillo, pensando en el sabor que tendría, y el color que le daría a la salsa ( si me salía bien claro, porque todo esto estaba en mi cabeza...).


    
      He pasado a la plancha con un poquito del líquido de los pimientos (8 ó 9 en dos tandas) y los he añadido a la olla donde tenía el experimento de  la salsa.


    
     La he vuelto a pasar por la turmix y he echado medio vaso de agua más, una pizca de azúcar, otra de sal y he molido un poquito de pimienta por encima.
     Ponemos la olla a fuego medio-bajo y vamos reduciendo hasta que se quede a nuestro gusto. Tened cuidado, pues cuando hierve, salta mucho.
     Cuando consideremos que la salsa tiene la textura que queremos, la apartamos del fuego y la volvemos a batir para que quede más fina.
     El resultado me ha encantado, el color... pero sobre todo el sabor.


    
     He emplatado poniendo un poquito de salsa y encima medio calabacín y media berenjena. He añadido unas semillas de sésamo.


¡Buen provecho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario