domingo, 19 de febrero de 2017

Rollitos de berenjena


     Ayer, mirando las verduras que tenía en la nevera, me di cuenta que tenía una berenjena que amenazaba con ponerse en mal estado en días próximos, así que mi cabeza empezó a dar vueltas hasta dar con algo que prometía quedar bien, al menos dentro de mi. Y así fue, se materializaron esos pensamientos y quedó una receta que podría repetir para hacer un entrante o para acompañar cualquier plato.
Venid y veréis lo fácil que es prepararla y lo resultona que queda.


INGREDIENTES (salieron 13 rollitos):
- 1 berenjena
- 2 tomates medianos
- 100 gr. de espinacas (congeladas, en porciones)
- 65 gr. de queso fresco
- Jamón serrano en lonchas
- Mozzarella rallada
- Aceite de oliva
- Orégano
- Sal 


ELABORACIÓN:
Lavamos y secamos la berenjena. Cortamos los extremos y con un pelador, vamos haciendo tiras.


Si tenemos que hacer otras cosas antes de preparar los rollitos, echamos las tiras de berenjena en agua con sal para que no se oxiden. Y cuando tengamos tiempo de ponernos con la receta, las vamos sacando, y las colocamos sobre papel absorvente. Las cubrimos con más papel, para que se suelten el líquido.



Mientras, lavamos los dos tomates, los cortamos y los trituramos junto con un chorreón de aceite de oliva, un poco de orégano y una pizca de sal.
Encendemos el horno a 190º sin aire, calor arriba- calor abajo.



Ponemos dos tiras de berenjena encima una tabla, o en el lugar elegido para montar los rollitos. La segunda tira, la colocamos unos dos centímetros encima de la otra, para que podamos enrollar fácilmente. Con la ayuda de una cucharilla, vamos repartiendo el tomate y las espinacas, previamente descongeladas.


Cubrimos toda la berenjena con jamón serrano y en un extremo, ponemos un poquito de queso fresco, desde ahí enrollamos hacia el otro extremo.



Una vez enrollado, insertamos un palillo para que no se desenrollen y vamos poniendo los rollitos en una fuente apta para horno.



Cuando hayamos terminado de montar los rollitos, nos habrá sobrado tomate triturado y espinacas, así que vamos poniendo pequeñas porciones encima de cada uno y terminamos espolvoreando orégano y sal y un chorrito de aceite de oliva.




Metemos al horno durante treinta o cuarenta minutos, dependerá si los rollitos han soltado mucha agua o no, si vemos que tienen bastante líquido, los dejamos diez minutos más.



Sacamos la fuente del horno y echamos mozzarella rallada por encima de cada rollito. Volvemos a meter al horno hasta que la mozzarella se haya gratinado, lo que nos llevará unos cinco minutos. Espolvoreamos con orégano. 



Finalmente, sacamos la fuente del horno con nuestros rollitos ya gratinados.



Ya sólo nos queda disfrutar de esta receta tan sencilla. Seguro que gustará a todos en casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada