lunes, 13 de febrero de 2017

Bizcochitos de chocolate y ganaché


     Hoy, una receta entre semana, ya que el 14 de febrero es inminente y se me ha ocurrido dejaros estos bizcochitos de chocolate que están tiernos, buenísimos y con un sabor a cacao que no os dejará indiferentes, toda una delicia.
Vamos a prepararlos, ¡que queda poquito para mañana!


INGREDIENTES:

- 25 gr. de cacao puro en polvo (Valor)
- 50 ml. de agua
- 1 vaina de vainilla
- 3 huevos L
- 125 gr. de harina de repostería
- 1/2 sobre de levadura en polvo (Royal)
- 150 gr. de azúcar
- Una pizca de sal
- 185 gr. de mantequilla
- Fresas para acompañar
- 1 tableta de chocolate blanco (Nestlé postres)
- 200 ml. de nata para montar
- Colorante en pasta color "poppy red" (Sugarflair)
- Perlas de azúcar rojas



ELABORACIÓN:
-Bizcocho:

Precalentamos el horno a 170º, calor arriba- calor abajo, sin aire.
Calentamos el agua hasta que hierva, añadimos el cacao en polvo, y removemos bien hasta obtener una mezcla homogénea. Reservamos  hasta que esté a temperatura ambiente.



Juntamos todos los ingredientes sólidos y los mezclamos durante unos segundos.


Hidratamos la vaina de vainilla en agua caliente durante diez minutos, de esta manera será más fácil abrirla y recoger su interior con la punta de un cuchillo, como hice aquí

Una vez que la mezcla de cacao está templada, añadimos los tres huevos, el interior de la vaina de vainilla y batimos.


Añadimos la mantequilla en pomada (sacarla del frigorífico al menos una hora antes) y removemos ligeramente.
Vamos agregando la mezcla líquida a los ingredientes secos en tres veces y cada vez que los agreguemos, mezclamos hasta que se unan los ingredientes. Si preparamos la receta con la amasadora, podemos mezclar todo a velocidad media, hasta que veamos que la masa se iguala. Recogemos los restos de masa de las paredes que quedan sin mezclar. 



Finalmente, nos quedará una masa fina y suave.
Llenamos los moldes individuales dejando un dedo sin cubrir. 
He utilizado unos moldes pequeños de silicona.
Los metemos en la bandeja del horno del centro sin variar la temperatura (170º), durante 25 minutos. 



Antes de sacar los bizcochitos, pinchamos con un palillo y si sale limpio, estarán listos para sacarlos del horno. Los dejamos en los moldes sobre una rejilla y después de cinco minutos, desmoldamos y volvemos a poner encima de la rejilla hasta que queden a temperatura ambiente.





- Ganaché:

Vertemos la nata en un cacillo y añadimos la tableta de chocolate blanco, troceada. 


Ponemos a calentar a fuego medio- bajo y removemos constantemente hasta que el chocolate se haya derretido y se haya integrado perfectamente a la nata. Si durante la cocción notamos que el fondo del cacillo está rugoso, retiramos del fuego durante unos segundos y seguimos removiendo, volvemos a poner a calentar de nuevo, bajando el fuego si es preciso.


Retiramos del fuego y con la ayuda del mango de una cucharilla, cogemos una pizca de colorante en pasta y removemos. Si no es suficiente, iremos añadiendo más color a la ganaché hasta obtener el deseado. Dejamos reposar para que se enfríe.


Ponemos un plato o un recipiente debajo de la rejilla donde tenemos los bizcochitos y empezamos a echar ganaché por encima. Repetiremos varias veces, hasta que queden bien bañados. Podemos reutilizar la ganaché que cae al recipiente que hemos puesto debajo de la rejilla.
Terminamos los pasteles colocando en la parte de arriba unas perlas de azúcar.

Ya sólo nos quedará acompañar con unas fresas para disfrutar de estos bizcochitos.




Espero que os haya gustado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada