jueves, 29 de diciembre de 2016

Pasteles de gloria


Estos pastelitos de gloria están deliciosos, busqué cómo hacerlos en internet, en un blog que se llama "Lola cocina". Merece la pena prepararlos, además duran muchos días y siguen manteniéndose frescos.
He tenido unos (grandes) problemillas al escribir mi entrada, las fotos no quedan cuadradas, ni queda cuidado el aspecto, queda todo hecho un desastre, pero no hay manera de arreglarlo desde este equipo. No tengo mi ordenador,  cuando lo recupere, intentaré arreglar este desastre. Además, en estas fechas ando corriendo de un lado para otro y no tengo casi tiempo para nada, bueno supongo que como todos.
Aún así, a pesar de esta "serie de catastróficas desdichas" quería publicar esta receta que  espero que os guste.


INGREDIENTES:
· Para el mazapán:
- 1/2 kg. de almendra molida fina
- 400 gr. de azúcar
- 200 ml. de agua
- Ralladura de la piel de 1/2 limón

· Para el dulce de batata:
- 2 batatas
- 175 gr. de azúcar
- 1/2 cucharadita de canela

ELABORACIÓN:
Poner un cazo a fuego medio con el agua y el azúcar y llevar a ebullición. Dejar hervir durante 10 minutos aproximadamente hasta que veamos que espesa.



Agregamos entonces la almendra molida y la ralladura de limón. Removemos hasta obtener una mezcla homogénea. Reservar hasta que esté a temperatura ambiente. Espolvoreamos la superficie de trabajo con azúcar glass y amasamos hasta que la almendra suelte un poquito de aceite.


















Hacemos un cilindro con la masa, lo envolvemos en papel film y dejamos reposar en la nevera hasta el día siguiente.

Asaremos las batatas en el horno envueltas en papel de aluminio, que habremos pinchado por todos lados con un tenedor para que se hagan bien por dentro y las metemos en la bandeja del centro a 200º durante unos 20 min. o hasta que al pincharlas, estén blanditas.


Dejamos enfriar para no quemarnos y las pelamos. Las pasamos a un bol y aplastamos con un tenedor hasta obtener un puré.
Ponemos un cacillo a fuego suave y añadimos la batata, los 175 gr. de azúcar y la canela, removiendo para que no se pegue la mezcla al fondo, hasta obtener una textura cremosa.
Metemos también en la nevera hasta el día siguiente.


Pasadas las horas de reposo en la nevera, sacamos el mazapán y la batata hasta que estén a temperatura ambiente.
Precalentamos el horno a 180º, sin aire, calor arriba- calor abajo.
Cortamos el mazapán en discos de unos 2 cm. de grosor y amasamos en las manos hasta que se ponga un poco aceitoso. Pasamos el rulo por encima hasta aplanarlos.
Echamos la crema de batata en una manga pastelera y ponemos una porción en el centro  del mazapán.



Les damos formas a los pasteles con cuidado de que no se rompan.

Ponemos un papel sulfurizado en la bandeja del horno y colocamos los pasteles. Metemos en el centro del horno unos 10 mi. o hasta que estén dorados ligeramente. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.




Una vez estén fríos los pastelitos, echamos azúcar glass en un colador y espolvoreamos encima en forma de lluvia.




Envolveremos cada pastel en papel de aluminio para que se mantengan frescos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario